Reflexiones de cuarentena

June 1, 2020

Hace tiempo que no escribía en mi blog, y con tiempo, me refiero a prácticamente más de un año. Raro, porque realmente escribir es algo que me gusta mucho, pero creo que encontré maneras más dinámicas de comunicarme con ustedes. Además, pasaron muchas cosas en el medio y me concentré muchísimo en otras áreas de mi trabajo.

Si están leyendo esto, seguramente ya estén al tanto de ESTILONS y los cursos online, lo cual se lleva la mayor parte de mi tiempo, junto a el contenido lindo que estuve haciendo este último año para diferentes marcas y por suerte, eso se vio acompañado de viajes. 

No me quiero ir mucho por las ramas, porque saben que me gusta mucho hablar, y ni les cuento si eso lo plasmo en palabras escritas. Para serles sincera, iba a hacer una nota de tendencias, contándoles cuáles se vienen este invierno y tratar de inspirarlos con imágenes, pero la verdad que me pareció un poco más enriquecedor, dadas las circunstancias que estamos viviendo, hablar de algo un poco más personal. Total las tendencias las encontramos en cualquier lado, no?

Hoy en particular fueron uno de esos días más embole de la cuarentena, esos que no encuentro muy bien ya cómo entretenerme y me agarra una nostalgia tremenda a la hora de pensar en cuando podía verme con amigas, familia, viajar y disfrutar de la vida.

Estoy bastante cansada de estar encerrada, y sola, en casa. La buena noticia es que en una semana les voy a mostrar algo que me va a cambiar la vida, pero eso es otro capítulo nuevo que ya van a estar compartiendo conmigo.

Mientras tanto, me tomo un poco más de tiempo para reflexionar y pensar en las cosas buenas y malas. 

No sé cómo se sienten ustedes o lo que están pensando, así que me encantaría que me dejen su reflexión en la sección  de comentarios. Por mi lado, les puedo contar que la cuarentena me sorprendió muchísimo, y en el buen sentido. Si si, ya me parece un poco demasiado todo, pero si tuviese que volver a vivir toda esta situación de nuevo, lo haría sin pensarlo. 

Realmente me encontré conmigo misma como nunca antes lo había hecho. Suena bastante cliché, pero les juro que ya son dos amigas que me dicen que les pasó lo mismo, y me encanta saber que no soy la única. Lo más lindo, es que siento que aprendí a cuidarme a mi misma, pero de verdad. ¿Les pasó alguna vez, de sentir que en el día a día y la inercia de la cotidianeidad, se dejaban llevar por situaciones que quizás no les hacían bien, pero no se detenían a pensarlo mucho? A mi si, y con esta situación de encierro, me di cuenta que lo único que necesito en mi vida para realmente sentirme bien, es a mi misma. Obvio que a mi familia y amigas, pero empecé a filtrar como nunca antes lo había hecho. 

Dejé de darle espacio a personas que no me sumaban, preocuparme por tratar de quedar bien con todo el mundo solamente porque ¨es lo que corresponde¨ y cederles mi tiempo. Creo que nunca en mi vida tuve tan en claro lo que quiero para mi, ¡y se siente increíble! 

Me di cuenta que no se trata solamente de saber lo que querés, sino que es igual de importante, tener presente lo que no querés, y ahí es cuando todo empieza a cambiar. 

Cambia la forma en la que te relacionas, desde que te levantas de la cama y tomás la decisión de ver el noticiero asustándote con las novedades del COVID-19 o quizás eligís escuchar música e informarte por otro medio. Las personas con quién hablás en el día a día, los grupos de whatsapp a los cuáles escribís, la gente que seguís en redes e inclusive las situaciones a las cuales te expones.

Como siempre les digo, y no me canso de repetirlo: todo, absolutamente TODO en la vida, se trata de tomar decisiones. 

Hay cosas que lamentablemente a veces no podemos cambiar a corto plazo, pero si podemos cambiar la actitud y los factores que influyen en el día a día. 

En fin, no quiero transformarme en Cris Morena y que esto parezca un libro de auto ayuda, pero si me pareció interesante compartirles lo que me viene pasando, y quizás (solo quizás) alguno de ustedes se sienta identificado y un poquito menos solo este domingo a la noche. 

Mañana me predispuse empezar la semana con mucha buena energía, contectándome con lo que me hace bien, más allá de las circunstancias que estamos viviendo. Ojalá ustedes también puedan hacerlo y hagan cada día un poquito mejor. 

Es muy loco pensar que a veces cuando les hablo por Instagram, o les escribo por acá, me están leyendo desde cualquier parte del mundo. Cada mensaje lindo que me mandan, comentario o like que ponen, realmente lo valoro, porque lleva mucho trabajo desde mi lado, y ver que no son solo números sino personas que piensan, sienten y comparten sus ideas, es lo más increíble de todo. Así que ya que estamos, les quiero decir gracias, porque amo lo que hago y eso se debe también gracias a que ustedes apoyan mi trabajo. 

Resumiendo, les quería contar un poquito más sobre mis pensamientos de cuarentena y decirles que falta un poquito menos. Si estás leyendo esto y tenés un mal día, no te preocupes, que todo pasa. Mañana es un día nuevo y podés hacer lo que vos quieras para que sea mejor.

Espero no volver a colgarme mucho y escribir pronto alguna otra nota. 

Les mando un beso enorme y gracias por leerme.

 

NS. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© Design & Content Creation by Natalia Simon / 2020

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon